Ir al contenido principal

¿Cuantas vidas se deben perder, para que Costa Rica tenga una politica regulatoria real para el guiado turístico?


En el 2019, el ICT, el Ministerio de Salud y los empresarios pactaron sin el apoyo de los Guías de Turismo organizados y su Federación,  una prorroga para que el INA mediante un proceso abreviado certificara como Guías de Turismo las personas que cobran la mitad o menos de la tarifa que usualmente cobra un Guía de Aventura ya certificado. No era que se necesitaban Guías, era que se necesitaban baratos. Desde luego la FENAGUITUR (Federación Nacional de Asociaciones de Guías de Turismo) manifestó su descontento por ese hecho. Ni un solo estudio técnico o de mercado justificó este hecho y no fue sino tan solo una decisión política mal orientada. 

Pero, ¿Porque en estas y otras actividades, Costa Rica  requiere  Guías certificados? y porque el tenerlos cumple con el compromiso institucional y nacional de protección del turismo. ¿que costo en vidas se ha generado por la ausencia de una política regulatoria estatal? Veamos  el caso del estadounidense David Gilmelfard 1*quién en agosto del 2009 se extravió mientras incursionó sin un Guía Certificado en los senderos del Parque Nacional Rincón de la Vieja. Al final sus pertenencias se quedaron en su hotel y es por ello por lo que no se señaló el robo como la causa de su desaparición. Este caso no era el primero en el que la ausencia de un Guía Certificado podría haber sido una causa para obviar controles ya que por ejemplo en junio de 1997 una mujer estadounidense conocida como Patricia Sue Stelee cayó de una plataforma de Tour de Canopy o tirolesa en la Fortuna de San Carlos y desde una altura de 15 metros causándole la muerte. 7*

Un ejemplo adicional es el sonado caso de un grupo de 18 turistas que en octubre del 2018 disfrutaban de los rápidos en el Río Naranjo en Costa Rica cuando fueron sorprendidos y sus embarcaciones se volcaron. Trece personas lograron sobrevivir aferrándose a las balsas, pero cuatro turistas estadounidenses fallecieron al igual que uno de los funcionarios de la compañía operadora del servicio que se identificó como Guía Turístico, pero carecía de esa condición ya que no contaba con las respectiva credencial y registro ante el ICT. La prensa y el expediente se siguen refiriendo al imputado fallecido como Guía de Turismo, aun y cuando quedo demostrado que no lo era. Este caso aún se ventila en los tribunales de justicia 2*

Igual suerte corrieron turistas en pleno consumo de productos tour operativos como en el caso de la turista española Arantxa Gutiérrez López, de 31 años y quien falleció en agosto del 2018 en Tortuguero, provincia de Limón, a causa de asfixia y un ataque sexual, cuando había salido a caminar por un sendero del parque nacional cercano a su hotel 3*. También se suman los casos de la mexicana María Trinidad Matus Tenorio asesinadas en el mismo mes mientras caminaba en las playas de Santa Teresa, península de Nicoya, por la noche y muy cerca del sitio donde son frecuentes los tours para observar luminiscencia durante las madrugadas.

En el 2014 un turista de nombre Enrique Álvarez Liñea falleció en el Hospital México luego de caer de un canopy en Monteverde.  La tragedia habría ocurrido tras reventarse uno de los cables, en el cual viajaba Álvarez. Otra persona más estaba a punto de lanzarse cuando ocurrió el hecho y nuevamente la ausencia de un guía certificado fue el común denominador. 18*

En enero del 2015 un catamarán turístico se hundió frente al litoral Pacífico en ruta a la isla Tortuga en que viajaban 98 turistas y 10 tripulantes, de los cuales murieron cuatro. Se demostró posteriormente que esta operación carecía de un Guía de Turismo Certificado y aunque el accidente ocurrió cuando una ola golpeó al catamarán y éste comenzó a hundirse los mayores inconvenientes surgieron ante la falta de liderazgo de personal especializado.

También en enero del 2015 la turista estadounidense Amanda Herman murió en un accidente de rafting en el río Sarapiqui y nuevamente se comprobó que los guías a cargo carecían de credenciales oficiales del Estado. 10*

En julio del 2017 un turista fallece en un accidente de Kayak en las proximidades de Santa Clara de San Carlos 5* y en noviembre del 2019 murieron tres turistas 6* en el cañón del río Toro, en los linderos del Parque Nacional Juan Castro Blanco y como consecuencia de un ingreso con supuestos guías que al final no logran demostrar su certificación y que se enfrentan ahora procesos judiciales.
En junio del 2018, una turista estadounidense identificada como Alison Worobetz falleció al ingresar sin un Guía de Turismo Certificado al sector Quebrada González del Parque Nacional Braulio Carrillo y ser golpeada por un árbol en unos de los senderos de ese enclave del SINAC. 12*

Pero la muerte no es el único desenlace que puede generar la falta de regulación ya que por ejemplo en diciembre del 2019, 17 personas extranjeras acampaban en una finca privada ubicada frente a la entrada al Volcán Turrialba en Cartago y minutos antes de las 10 p.m., cuando estaban en las tiendas de campaña fueron interceptados por dos sujetos quienes vestían ropas oscuras y unas máscaras. Los antisociales ingresaron a la zona de campamentos, entraron a una tienda y con armas de fuego amenazaron a sus ocupantes, luego ingresaron a otros donde también sustrajeron varios artículos. Los sujetos lograron llevarse varios bolsos con pertenencias y $6 mil, para posteriormente darse a la fuga por sus propios medios. En esa ocasión según la prensa la persona a cargo se identificó como Guía de Turismo, pero en realidad no lo era ya que no contaba con registros en el ICT y confesó que en siete años de realizar este tipo de actividad nunca le había ocurrido una situación similar y además confirmó que los extranjeros estaban al comienzo del viaje, el cual tenía como objetivo acampar en diversas zonas 4*

A principios del 2018 la Cruz Roja invirtió al menos 500.000 colones y movilizó 30 personas que participaron en el operativo para extraer del volcán Arenal al turista extranjero que sufrió importantes lesiones cuando intentaba subir a la cima de forma ilegal y en compañía de una persona que se identificó como Guía certificado sin serlo. Las autoridades del Sinac procedieron a presentar la denuncia correspondiente ante la fiscalía ya que los extranjeros realizaron el ascenso con la ayuda de un promotor, quien a pesar de saber que ingresos de este tipo están prohibidos, igual ofrecen la opción a turistas poniendo en riesgo sus vidas.8*

También en marzo del 2018 las autoridades SINAC y verdaderos Guías incursionaron a horas de la noche en las inmediaciones del Parque Nacional Volcán Arenal para rescatar un turista que se había aventurado sin un Guía por los senderos 9*

En febrero del 2019 el Juzgado Penal de Quepos interpuso medidas cautelares contra uno de los sospechosos por la responsabilidad atribuida a quienes comandaban la expedición en la que murieron 4 turistas en el río Naranjo o Naranjito. En este caso nuevamente y como puede ser constatado en el listado oficial del ICT, esta persona no es un Guía Certificado y tampoco lo era quien falleció,  a pesar de que la prensa los denominan de esa manera 11*.

En mayo del 2016 funcionarios del OIJ levantaron los restos humanos de una persona entre los Cerros Tigre y Los Negritos en el corazón del Parque Nacional Corcovado y al respecto se presumía tenían  que se trataba del turista Cody Roman desaparecido en ese parque después de haber ingresado sin un Guía de Turismo Certificado y cuya desaparición inclusive generó una cobertura mediática internacional 13*. Solo en ese parque nacional y desde el 2014 se reportan más de 20 personas desaparecidas por parte de las autoridades.20*

En agosto del 2018 el Ministerio Público formalizó su acusación por los delitos de Omisión de Auxilio y Naufragio en contra de los promotores del viaje en el que murieron los turistas del accidente del Río Naranjito y que se habían identificado como Guías sin serlo. 14*

La necesidad de Guías de Turismo Certificados no solo es importante para prevenir accidentes o circunstancias tan trágicas como la muerte, sino que también,  y sin que ninguno de estos casos se presente, en incidentes sería de vital importancia su asistencia profesional para que fluyan los canales de comunicación, se lidie con la variable idiomática, se activen los protocolos de evacuación o se vuelva lógica la hoja de ruta en las diversas contingencias. La capacitación de un Guía Certificado involucra, como técnico del Estado costarricense, más de 1300 horas de instrucción y en consecuencia su disposición para la toma de decisiones en escenarios adversos es mucho más apropiada que la que surge de un promotor que nunca la ha tenido. Existen decenas de ejemplos en los que el acaecimiento de una tragedia o incidente ha sido minimizado o cuando menos conducido a un desenlace aceptable gracias a la presencia de un Guía Certificado.  También existen otros en los que la ausencia del guía más bien ha significado el surgimiento de circunstancias negativas. Un ejemplo de ello podría ser el accidente generado por un árbol que cayó sobre un microbús en noviembre del 2019, en Turrialba de Cartago y en la que el accionar de los Guías evitó mayores afecciones. 15*. La presencia de un guía hubiese generado resultados diferentes ante la muerte de una turista griega en el Río La Suerte camino al Parque Nacional Tortuguero en noviembre del 2017 16* o no existirían quejas como las de una turista española de apellido Vargas en la reporta que sufrió lesiones y quebraduras en su tibia y su peroné en marzo del 2015 en Monteverde.17*.

Los Guías de Turismo certificados son vitales para evitar muchos de los acaecimientos negativos o nefastos que les ocurren a los turistas. Desde luego es obvia la conclusión de que su existencia tampoco los hace evitables, pero ya las autoridades y los tratados firmados por Costa Rica lo determinan como una profesión técnica especializada y consecuencia de obligatoria regulación sin perjuicio de la calificación de su contratante.

Aun sin contabilizar accidentes como hasta ahora, la seguridad de los turistas, sus bienes y su vida son responsabilidad del destino y el país debe poner especial esfuerzo en equiparar sus acciones con los de la región y la mayoría del mundo. Según dictan las estadísticas del OIJ, al 2017 cerca de 121 turistas al mes son víctimas de delitos como hurtos, robos y asaltos. Sin embargo, también se registran denuncias por violación o abuso deshonesto, robo de vehículos, daños, timos, estafas y abuso de autoridad.19*

Referencias: 


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Agenda bisemanal sugerida para el Guía de Turismo en Costa Rica, posterior al Decreto de Emergencia Nacional

Advertencia:  Este post busca ser un esfuerzo pro activo. Si no se identifica con el mismo. !No pasa nada¡ Fabrique el suyo. Sinceramente espero no asustarle solo concientizarle sobre lo que es una situación que nunca hemos vivido como gremio. Desde luego, es orgánico por lo que sus comentarios puede que ayuden a otros. Preocúpese por mejorarlo. Espero sus ideas. 
Fase Contigencial
Día 1 Trabajar en el hecho de que uno entienda que la culpa de esto la tiene un murciélago que fue victima de la irresponsabilidad humana a 15 mil kilómetros de donde usted vive y trabaja. La culpa no es de gobierno, del ICT o las agencias de viajes y mucho menos las líneas aéreas. Tampoco es responsabilidad de estos resolver el problema de forma inmediata o de forma integral, porque ni el mundo ni el país habían sufrido caso igual en el pasado. Este caso ya sobrepasó sus antecedentes similares. Usted y su familia tienen suerte al día uno de la restricción porque para este día ya la pandemia ha matado más pers…

¡Guías al Poder!

Heiner Azofeifa por Liberación Nacional en OSA, José Hidalgo González por el Partido Justicia Social costarricense en Limón, Roy Arroyo por el Partido Pueblo Garabito, en ese mismo cantón, Meybel Medina Hogson en Cariari, por el partido Alianza Demócrata Cristiana, Roció Delgado Jiménez por Liberación Nacional en Garabito y Giovanni Bello, en Monteverde son tan solo algunos de los candidatos a puestos municipales de las próximas elecciones de febrero y si hay algo que los une y he de imaginar tienen en común con la mayoría de quienes me hacen el honor de leer la presente es que trabajan en turismo, pero más importante aún, son Guías de Turismo certificados, ósea técnicos Guías de Turismo del Estado costarricense. En el país trabajan unas 300 mil personas en turismo y más de un diputado ha llegado al poder con menos de 15 mil votos y ninguno de ellos ha sido promovido por la fuerza turística que representamos en este empleo. La mayoría llega por el oleaje que generan los partidos polí…